PROGRAMA VIII Concierto Navideño

Segunda Temporada 2018

Adquiere tus boletos

ORQUESTA FILARMÓNICA DE
BOCA DEL RÍO

 

Jorge Mester Director Artístico

Viernes 14 de diciembre, 20:00 horas.
Foro Boca

PROGRAMA VIII CONCIERTO ANVIDEÑO

Sergei Prokofiev
Troika, de la Suite “El teniente Kijé”, Op. 60

Duración aproximada: 3 minutos

Antonín Dvořák
Danzas eslavas 1, 2 y 8

Duración aproximada: 12 minutos

Leroy Anderson
“Paseo en trineo”

Duración aproximada: 3 minutos

Duke Ellington
Suite “El Cascanueces” (arreglo sobre la música de Tchaikovsky)
1. Obertura
2. Toot Toot Tootie Toot (Danza de las flautas)
3. Peanut Brittle Brigade (Marcha)
4. Sugar Rum Cherry (El Hada del Terrón de azúcar)
5. Entreacto
6. The Volga Vouty (Danza rusa)
7. Chinoiserie (Danza china)
8. Danse of the Floreadores (Vals de las flores)
9. Arabesque Cookie (Danza árabe)

Duración aproximada: 28 minutos

INTERMEDIO

Leroy Anderson
“Un festival de Navidad”

Duración aproximada: 9 minutos

Villancicos Tradicionales
1. Dime niño de quien eres
2. Noche de paz
3. Campana sobre campana
4. Adeste fideles
5. Los peces en el río
6. El niño del tambor

Duración aproximada: 18 minutos

Coro de Orizaba del IMBAO / Coro de Orquestando Armonía
Director: Manuel Fabián Castro Herrera

Con el apoyo del Ayuntamiento de Orizaba

Coro Orquestando Armonía
Director: Miguel Segarra

Director huésped:

José Luis López-Antón

José Luis López-Antón

José Luis López-Antón
Director Huésped


José Luis López-Antón es considerado una de las más brillantes y carismáticas promesas de la nueva generación de directores de orquesta en España. Laureado en la “London Conducting Competition” en 2014 y actual director titular y artístico de la Orquesta Sinfónica de Ávila (OSAV), en muy poco tiempo su carrera registra un gran ascenso. En la Temporada 2017/18 se ha presentado en España con la Orquesta Sinfónica de Castilla y León (OSCyL) en el “Otoño Musical Soriano”, en el Festival de Música Española de León y en el Auditorio Fórum Evolución de Burgos, con la Orquesta Clásica Santa Cecilia en el Auditorio Kursaal de San Sebastián, con la Royal Film Concert Orchestra en el Palacio de Congresos de Salamanca y con la Joven Orquesta Sinfónica de Castellón. También destacan sus presentaciones con la Orquesta Filarmónica Ciudad de México en el Centro Cultural Ollín Yoliztli, y con la Orquesta Sinfónica Nacional de México en el Palacio de Bellas Artes.
Sus próximos compromisos incluyen a la Orquesta Sinfónica de Radio Televisión Española, la OSCyL, Orquesta Sinfónica de Málaga, Orquesta Clásica Santa Cecilia, Orquesta Metropolitana de Monterrey (México), Orquesta Metropolitana de Guadalajara (México), Orquesta Sinfonietta de México, Orquesta Filarmónica El Alto de Bolivia, además de su actividad regular con la Orquesta Sinfónica de Ávila.
Ha dirigido, entre otras, a la Orquesta Sinfónica de Castilla y León en repetidas ocasiones, y a la Orquesta Sinfónica del Principado de Asturias, la Orquesta Sinfonietta de México, London Classical Soloists, Ensemble de Música Contemporánea del Conservatorio de Castilla y León y la Orquesta Infantil “In Crescendo” del proyecto socioeducativo de la OSCyL.
Nacido en 1990, realiza sus estudios en el Conservatorio Superior de Salamanca, obteniendo Matrícula de Honor y Premio Extraordinario Fin de Carrera. Durante tres cursos consecutivos obtuvo la Beca para Alumnos con Excelente Aprovechamiento Académico de la Junta de Castilla y León como premio a su expediente. Destacan en su formación los maestros Miguel Romea, Andrés Salado, Achim Holub y Andrew Gourlay, actual director titular de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, del que ha sido director asistente en diversas producciones. También ha sido asistente de los maestros Vasily Petrenko y Gordan Nikolic.
Además, fue seleccionado para la bolsa de directores jóvenes de la Joven Orquesta Nacional de España y de la Orquesta Joven de Extremadura, dirigiendo ensayos seccionales a la primera de ellas. Asimismo, fue director asistente de la Orquesta de la Universidad Alfonso X “El Sabio” en Madrid.

 

Coro de Orizaba
del Imbao


Agrupación artística que cuenta actualmente con el patrocinio del Instituto Municipal de Bellas Artes de Orizaba, mismo que desde diez años atrás le alberga en sus aulas. Ha llevado a efecto numerosas presentaciones en escenarios de varias partes del país y con comentarios favorables por parte de la prensa.
Su estructura artística es producto de un esfuerzo no profesional, ya que la mayoría de sus integrantes no consagra el cien por ciento de su tiempo a la música. Sin embargo, muestran una entereza y dedicación a toda prueba en cuanto a la entrega para cada uno de los eventos en que son invitados, así como en la preparación de sus programas.
El Coro de Orizaba, independientemente de la labor artística que efectúa, ha servido como detector y promotor de talentos que se han iniciado en esta agrupación y posteriormente lograron ingreso a las escuelas profesionales de música. Entre los muchos ex integrantes se cuentan cantantes que ya han concluido sus estudios profesionales y actualmente se desempeñan en otras ciudades del país y del extranjero.

Manuel Fabián Castro Herrera Director del Coro de Orizaba


Es originario de la ciudad de Orizaba, Veracruz, donde cursó sus estudios básicos. También cursó Derecho y Sociología en la Universidad Veracruzana, así como Música en el Instituto Nacional de Bellas Artes a través del programa de Sistematización de Cursos de Educación Musical ofrecidos en diversas partes del país. La especialidad en Dirección Coral la tomó bajo la guía de maestros Alberto Alva, José Luis Arcaraz, Félix Mora, Juan Cuauhtémoc Herrejón, Jorge Lagunes y Jorge Medina, entre otros. Ingresó como docente en Instituto Municipal de Bellas Artes de Orizaba en el año 1980 y desde entonces ha dirigido al Coro de Orizaba, con el cual ha hecho presentaciones en los principales escenarios del país entre los que se cuentan el Auditorio Nacional y el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México. Con el Coro de Orizaba aborda el repertorio de la música coral universal, entre cuyas páginas se encuentran obras como el “Réquiem”, la “Gran Misa en Do menor” y la “Misa de Coronación” de Wolfgang Amadeus Mozart; la “Fantasía coral” para piano, orquesta, coro y solistas de Ludwig van Beethoven, las Danzas Polovtsianas de la ópera “El príncipe Ígor” de Alexander Borodin, etc. Igualmente, ha abordado el repertorio clásico para grupo coral, sin omitir la música popular y tradicional de todo el mundo.

Notas al programa

Un Concierto Navideño

La música que generalmente se interpreta en los festejos navideños se apoya en buena parte en los villancicos, denominación que apunta hacia los cantos populares que ganaron popularidad en la medida en que los habitantes de las villas rurales (los “villanos”) comenzaron a asociarlos con la Navidad. Los primeros villancicos surgieron quizá en el siglo XV, cuando los villanos tomaron como modelo cantos más antiguos y los modificaron para entonarlos en festejos populares. Con frecuencia contenían tono satírico o amoroso, aunque paulatinamente fueron introducidos a los templos con la intención de promover la evangelización. La cultura popular estadounidense, que otorgó desde el siglo XIX una enorme importancia a los festejos que conmemoran el natalicio de Cristo, es responsable de la popularidad de muchos villancicos navideños memorables interpretados, además, por artistas de gran renombre. Pero también existen partituras de grandes maestros que relacionamos directamente con los festejos, y en la audición de esta noche se incluyen algunas de las mismas.


Sergei Prokofiev

Sergei Prokofiev
(1891-1953)


Troika, de “El teniente Kijé”

La partitura de “El teniente Kijé” fue ideada originalmente como música de fondo para una realización cinematográfica, y se establece como la primera incursión de este artista ruso hacia la música destinada al cine. También fue el primer encargo llegado a él procedente de la Unión Soviética tras su exilio. Más adelante, el mismo Prokofiev derivó de la partitura original una Suite que se estrenó en diciembre de 1934 y que casi de inmediato ganó popularidad. Actualmente es una de las obras más interpretadas de este autor y la “Troika” es el cuarto de los cinco movimientos que le integran. Por cierto, la denominación para esta pieza nos remite a una danza tradicional rusa y también describe un carruaje típico diseñado para deslizarse sobre la nieve tirado por tres caballos.

Antonín Dvorák

Antonín Dvorák
(1841-1904)


Danzas eslavas

Estas Danzas eslavas confirman la profunda identificación de Dvorák con el entorno popular de su tierra natal, así como el encanto de las melodías y ritmos folklóricos. Se integran al catálogo del compositor en un doble ciclo, con una primera parte terminada en 1878 y escrita a sugerencia del editor Fritz Simrock para piano a cuatro manos. La segunda, concluida en 1887, nació bajo el mismo impulso y con idéntico proceso. La suma de ellas arroja un total de dieciséis danzas, entre las que predominan melodías a base de bailes populares checos y eslavos, sobre todo en la primera serie. En sus Danzas, el compositor checo hace contrastar el desenfrenado brío con el lirismo más conmovedor, mostrando una propuesta de infinitas posibilidades interpretativas.

Leroy Anderson

Leroy Anderson
(1908-1975)


“Paseo en trineo” / “Un festival de Navidad”

“Paseo en trineo” es una breve pieza instrumental terminada en 1948, grabada por la Orquesta Boston Pops un año más tarde y que de inmediato se convirtió en un acierto discográfico. Los datos a la mano nos indican que no fue ideada como un tema para la época navideña, ya que sus primeros esbozos surgieron bajo otro concepto inspirador y en medio del caluroso verano de 1946. El 12 de junio de 1950 Anderson entregó su partitura para “Un festival de Navidad” al director Arthur Fiedler, quien la llevó a los estudios de grabación apenas unos días después, el 19 de junio, con la Orquesta Boston Pops. El propio Anderson indicó que fue su respuesta a la solicitud de Fiedler, quien le encargó una serie de cantos navideños adaptados. Seleccionó entonces los temas más populares y conocidos para darles tratamiento instrumental.

Duke Ellington

Duke Ellington
(1841-1904)


Suite “El Cascanueces”; arreglo sobre la obra de Tchaikovsky

El compositor y pianista de jazz Duke Ellington y el arreglista Billy Strayhorn dieron inicio a una fructífera relación profesional de la que surgió, entre otros logros, esta transcripción de la música que Tchaikovsky escribió para el ballet “El Cascanueces”. La Suite fue dada a conocer en el año 1960, en un registro discográfico para la firma Columbia que desde el primer momento dividió opiniones entre los críticos: unos le consideraron otro destello de genialidad por parte de Ellington y Strayhorn, aunque para otros no fue más que una ridícula caricaturización.
Hoy parece no haber más controversia al respecto: esta suite de jazz se destaca por su riqueza de texturas y colorido tímbrico, los analistas elogian su naturaleza “camerística”, la distribución de los timbres entre los reducidos metales y, por añadidura, el irresistible efecto de la improvisación.


Los Villancicos


Dime niño de quién eres

Villancico muy conocido en España, aunque no del todo popular en nuestro entorno, que en su letra alude al natalicio del niño Jesús y su personificación humana como el milagro de la salvación. Además de aludir a la naturaleza esperanzadora del Mesías, la letra hace referencia a la volatilidad de la vida y lo rápido que transcurren los momentos felices, con el anhelo hacia los días entrañables que nunca se repetirán.

Noche de paz

Seguramente el villancico más difundido en el mundo. Su nombre en el alemán original es “Stille Nacht, Heilige Nacht” (Noche de paz, noche de amor); el autor de la música fue el maestro de escuela y organista austriaco Franz Xaver Gruber, con letra del sacerdote Joseph Mohr. Aunque existen algunas versiones en torno de su origen, la más difundida indica que el órgano de la iglesia de San Nicolás, en la población austriaca de Oberndorf, se dañó en vísperas de Navidad. Entonces Mohr solicitó a Gruber una canción que el coro de la comunidad pudiera cantar con acompañamiento de guitarra, misma que se interpretó por vez primera la noche del 24 de diciembre de 1818. Se trata de una irresistible creación que en su estructura y letra muestra indudable influencia del folklore austriaco.
Una de las anécdotas más conmovedoras en torno de este canto nos dice que, durante la Primera Guerra Mundial, los combatientes pactaron una tregua en la Navidad de 1914 y “Noche de paz” fue entonado simultáneamente en inglés y en alemán por los soldados de ambos frentes.

Campana sobre campana

Villancico de origen español, posiblemente de la región de Andalucía. Se desconoce el nombre del autor, aunque es posible que se trate de una creación “colectiva” en que la aportación de muchos intérpretes populares determinó sus contornos actuales. Se trata de un tema que distingue por su alegre musicalidad y por un estribillo que, al aludir al lugar del natalicio de Jesús, evoca el sonido campanas. Es uno de los villancicos en castellano más traducidos, ya que existen versiones del mismo en alemán y polaco.

Adeste fideles

Atribuido al rey Juan IV de Portugal, monarca amante de las artes nacido en 1604, y de quien se dice que fue un eficiente compositor. Poseedor de una de las bibliotecas más nutridas de Europa, allí mismo se encontraron dos manuscritos con el villancico “Adeste fideles”, aunque otras fuente señalan que fue compuesto en 1743 por el inglés John Francis Wade. Su nombre se traduce como “Vengan fieles” Y desde el siglo XVIII se le considera todo un himno navideño en buena parte de Europa. Su letra, atribuida a San Buenaventura, solicita a los creyentes acudir a Belén para adorar al Niño recién nacido.

Los peces en el río

Otro tema navideño muy difundido en España y países de habla castellana. No son pocos quienes encuentran influencia árabe en su música, aunque se desconoce el nombre del autor. “Los peces en el río” no es muy conocido en otros países y cuando se le interpreta en otros idiomas, suele darse en versiones muy distantes de la que conocemos en México y España. Los pocos datos nos impiden determinar origen y antigüedad del mismo y la letra llama la atención por su naturaleza singular, ya que no nos remite a los actos de adoración en el portal de Belén ante el Niño Jesús, sino a unos sencillos peces en las aguas del río.

El niño del tambor

Conocido también como “El pequeño tamborilero”, este villancico muestra raíces que apuntan hacia la región checa de Bohemia, aunque su popularidad parte de la transcripción que de él hiciese una pianista norteamericana llamada Katherine Kennicott Davis, quien en 1941 realizó una adaptación libre a la lengua inglesa y le dio el nombre de “Carol of the Drum” (Villancico del tambor). La autoría se atribuye a C.R.W. Robertson, aunque se dice que se trata de un seudónimo de Kennicott Davis; en su letra relata la historia de un niño pobre que se gana la vida como tamborilero y quien, al no tener a la mano un obsequio para el recién nacido Mesías, decide entregar una serenata con su instrumento.

Jorge Vázquez Pacheco.